El consumo y el ahorro vs el encaje legal al 100%

Este artículo es una copia de mi respuesta al economista Juan Ramón Rallo en su escrito "Por qué el coeficiente de caja del 100% es un error". Yo contradigo lo que dice el autor porque deja de lado un problema que me parece fundamental y que tiene que ver con el comportamiento humano en su relación contradictoria con el consumo y el ahorro.

Yo respondo en la sección de comentarios del
link: https://blogs.elconfidencial.com/economia/laissez-faire/2018-06-10/por-que-el-coeficiente-de-caja-del-100-es-un-error_1576634/


Sr. Rallo, y cito "defensores del Vollgeld consideran que deberían ser los bancos privados quienes se dediquen a otorgar créditos a familias y empresas: pero, claro está, antes de hacerlo deberían solicitarle la pertinente financiación al banco central" quizas eso sea la propuesta del Vollgeld, pero se ve que a esa propuesta se le pasa el meollo del asunto que preocupa a la escuela austriaca en la cuestión del encaje legal del 100%.

Lo primordial del encaje al 100% tiene que ver con los depósitos a la vista; es decir, que no se permita prestar dinero de una cuenta corriente, (cosa que desde el punto de vista del derecho es contradictoria en sí misma) y que para eso están los "depósitos a plazo fijo", o como bien ha dicho otros pasivos financieros que si, constituyen una oferta monetaria, pero, menos líquida y menos segura que un depósito garantizado por rescates del tesoro del Estado; por lo tanto su efecto en la economía es diferente.

El problema de la situación actual, no es sólo la inflación, es la contradicción que genera en el comportamiento de las personas el tener una reserva de dinero líquida, segura (asegurada) y que al mismo tiempo sea prestada para inversión, es decir, que sea al mismo tiempo fuente de ahorro y consumo inmediato. Si con el mismo dinero la sociedad puede consumir más en lo inmediato y puede invertir más (ahorro) en bienes de maduración larga (como las infames burbujas inmoviliarias) al mismo tiempo, entonces ocurre una descoordinación consumo-ahorro que eventualmente estalla en un 2008 con todas sus negativas consecuencias como el rescate, contracción monetaria fuerte, desempleo, indignación social y desahucios.

Lo sano y apegado al derecho es que no puedas prestar algo que es un depósito en una caja que prometiste guardar y tener disponible todo el tiempo a petición del depositante. Lo sano es que el consumo y el ahorro sean inversamente proporcionales: a mayor consumo, menor ahorro, a menor consumo, mayor ahorro; esto permite a los productores enfocar su producción hacia cualquiera de éstas 2 posibilidades de acuerdo a las millones de decisiones diarias que forman el comportamiento agregado de una sociedad particular.

Lo sano es no tener esa descoordinación que terminea generando un desastre confuso y lleno de culpas, que al final recaen -como bien ha dicho- en privilegios bancarios injustos, por ser, "algunas entidades más iguales que otras" ante el derecho.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Traducción de Bloomberg "Dentro del plan fallido para deponer al presidente Venezolano Nicolas Maduro"

Si, Somos Nosotros